¿Cómo ser disciplinado en un mundo indisciplinado?

Grupo MIDAS > Coaching > ¿Cómo ser disciplinado en un mundo indisciplinado?
mujer concentrada trabajando cumplimiento de objetivos

Día con día tenemos retos y tareas que cumplir, y también muchas distracciones que nos llevan por el camino de la procrastinación y el “luego lo hago”. Para cualquier objetivo o meta que nos propongamos es necesario tener actitud y también disciplina. Sin embargo, con tantos estímulos es muy difícil tener la habilidad y el poder para cumplir con nuestros objetivos en tiempo y forma. Pero no es imposible.

La disciplina puede ser definida como “Conjunto de reglas o normas cuyo cumplimiento de manera constante conducen a cierto resultado”. No basta con ser muy inteligente, ordenado, ni motivado. Tiene que ser un conjunto de todas estas cosas.

También te puede interesar: Las 5 “S” de la productividad.

¿Cómo lograr ser disciplinado?

  1. El primer paso es tener un objetivo, un “Por qué”. Si no tienes una misión, ninguna de tus actividades tendrás ni pies ni cabeza. Analiza que es lo que quieres lograr y define tu objetivo. Puede ser desde algo muy sencillo como solo el hecho de tener disciplina en todas tus actividades diarias, hasta algo más complejo, como aprender un idioma nuevo, cambiar algún hábito que no te agrade, etc.
  2. Empieza por pequeñas cosas que puedes modificar poco a poco. Pueden ser tres actividades al día las que marquen la diferencia, no importa que insignificante sean. Poco a poco notarás el cambio, y serán ya parte de una rutina.
  3. No procrastines. Es muy fácil decir “luego lo hago”, “esto no urge”. Recuerda que todo tiene un porqué y una importancia. Mantén el hábito de cumplir con las tareas que ya asignaste en tu día a día.
  4. Haz una rutina. Si ya tienes una y no te funciona, cámbiala. Si no tienes una, crea una ajustada a tus necesidades y tiempos. Si la que ya hiciste no te funciona, no importa, cámbiala las veces que sea necesario para lograr tus objetivos.
  5. Un punto muy importante es no rendirse. No importa cuantas veces falles, siempre vuélvelo a intentar, una y otra vez. Bien decía el escritor Samuel Beckett, “Lo intentaste. Fracasaste. Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”.
  6. Facilita el proceso. Si quieres ser disciplinado en algún deporte, mejora tus hábitos alimenticios, tus horarios para dormir y trabajar, si quieres aprender un idioma nuevo, busca una escuela y formas externas para aprender, etc. Ayúdate a ayudarte.

Con estos puntos básicos puedes lograr hacer una diferencia en tu vida, y créeme, te vas a sentir mucho mejor contigo mismo. Tener disciplina también es bueno para el autoestima y son beneficios que sin duda alguna, tendrán impactos positivos en tu vida.

También te puede interesar: Beneficios de iniciar tu día antes de las 6 de la mañana.